Buscar

El equipo mallorquín da la cara en Ibiza pero no puede evitar la tercera derrota consecutiva en competición oficial. Los palmesanos han caído en Es Viver por tres a cero (25-21, 25-17, 28-26). En la tercera manga se ha podido ver la mejoría en el juego de los palmesanos que han puesto contra las cuerdas al equipo local. El equipo ha soñado con la remontada a pesar de todas las dificultades con las que se han encontrado. “El partido ha sido bonito y muy luchado pero no ha servido para ganar” ha dicho Dreyer tras acabar el encuentro.

Los aficionados de Es Viver han podido ver esta tarde un buen partido entre dos equipos que lucharon en Palma por el título de la Copa del Rey hace tan solo una semana. El Urbia Palma no ha podido contrarrestar la dinámica tan diferente con la que llegaban los dos equipos. Una losa demasiado pesada para los hombres de Marcos Dreyer, que a pesar del tres a cero han tenido sus opciones para levantar el encuentro. El Ushuaïa ya ganó al Urbia Palma en esta pista la temporada pasada. El equipo mallorquín ha vuelto a recibir un revés moral en la liga regular contra un equipo muy enchufado y jaleado por su afición. Así pues, más de cuatrocientas personas han llenado las gradas con muchas ganas de ver buen voleibol pero el premio ha caído del lado local.


El derbi balear no ha defraudado en un partido con muchas alternativas. Los mallorquines han empezado el encuentro muy concentrados, con ritmo en los primeros instantes y firmes en la idea de sacar a relucir sus mejores virtudes. Una racha de cinco puntos le ha servido al equipo local, para distanciarse en un partido con mucho ritmo desde el inicio. En el ecuador del primer set el conjunto de Aitor Barreros se ha mostrado muy sólido con cuatro puntos de ventaja que ya no han dejado escapar. Con 22 a 17, Marcos Dreyer ha solicitado tiempo muerto para buscar la reacción de sus jugadores y cortar el ritmo de los ibicencos, pero no ha podido ser y el Ushuaïa se ha llevado el parcial por 25 a 21.