Buscar

El Urbia U Energia retoma los entrenamientos con el reto de recuperar el nivel físico del equipo y con la vista puesta en la Copa


El conjunto palmesano ha regresado a Son Moix este martes tras casi una semana de vacaciones. El reto es recuperar el tono físico que tenía la plantilla hace un mes y medio antes del confinamiento. Perini y Valter, las dos ausencias al seguir en Brasil para renovar el visado. Cuenta con una semana y media por delante para recuperar jugadores y con un plan a largo plazo para llegar en forma a la Copa del Rey que se disputará del 5 al 7 de febrero en Gran Canaria.





El Urbia U Energia Voley Palma retomó los entrenamientos este martes tras casi una semana de vacaciones navideñas y con el reto de recuperar el tono físico del equipo previo al confinamiento obligatorio por los cinco positivos registrados en el equipo semanas atrás. El primer día fue intenso con una doble sesión de trabajo en el Palau Municipal d’Esports de Son Moix con gimnasio por la mañana y trabajo en pista por la tarde. El cuerpo técnico liderado por Marcos Dreyer ha planificado una semana y media de trabajo intenso para que el equipo recupere el nivel físico y así aprovechar este descanso para recuperar las fuerzas perdidas en el mes de diciembre con el parón obligado por el contagio sufrido en el vestuario a finales de noviembre y con la mirada puesta a medio plazo en la Copa del Rey que se disputará del 5 al 7 de febrero en Gran Canaria y en la que volverá a verse las caras con el Conectabalear Manacor en la eliminatoria de cuartos de final en un duelo histórico para el voleibol mallorquín.


Valter Da Cruz y Ricardo Perini causaron baja en el regreso del equipo al trabajo ya que ambos aprovecharon el descanso de la Superliga para viajar a Brasil para renovar el visado y regresarán en los próximos días una vez que tengan toda la documentación validada y para incorporarse de cara a estar la semana que viene para jugar el primer partido del año frente al Barça el sábado 9 de enero. Ambos trabajarán de forma individual en los días que continúen en su país.


Pese a la difícil situación que obligó a aplazar partidos y a afrontar una recta final de año con tres partidos seguidos casi sin entrenar, el equipo tiró de casta y ganó dos de los tres partidos lo que le llevó a certificar la cuarta posición en la clasificación para cerrar la primera vuelta y con la opción de asaltar la tercera plaza en cuanto recupere el partido pendiente frente al Ushuaia Ibiza correspondiente a la primera jornada de la segunda vuelta de la Superliga.