Buscar

Abel Bernal: “Más que un apoyo de Feníe Energía es una salvación”


El nuevo técnico del Feníe Energía Mallorca Voley Palma apareció acompañado de Renzo Cairús, jugador insignia del club, para valorar lo que supone este nuevo acuerdo y puesto en la entidad. “Es una nueva experiencia para mí y me gustaría agradecer la confianza que se deposita sobre mí. Más que un apoyo de Feníe Energía es una salvación, y ser parte de esta salvación es una responsabilidad y un momento importante”, aseguró Bernal. El madrileño se pasa a los banquillos, aunque también cabrá la posibilidad de que, en caso de él creerlo conveniente, salte a la pista para ayudar al equipo. Aun así, Bernal parece tener claro su trabajo para esta temporada y afirma que “la idea es aportar como jugador en los entrenamientos, pero a la hora de jugar, salvo necesidades o por lesión, estaré únicamente dedicado al mando técnico porque no puedes estar en las dos cosas, recomendado por Marcos que en sus inicios también ocupaba este cargo. No se puede estar a todo, si estás dentro estás implicado con los jugadores y desde fuera se ven cosas distintas”.



Por su parte, Renzo Cairús comentó la situación en la que se ha encontrado el club durante estos últimos meses y declara que “este club siempre fue de sacrificios. Cada año salir, con posibilidad de no hacerlo, y al final siempre aparece un salvador que nos permite seguir jugando a este deporte tan bonito en Palma. Por esto agradecemos a Feníe Energía. Cada año es más complicado jugar aquí, porque además yo soy fan de este club. Desde que llegué a España siempre he jugado aquí y para mí sería muy triste no poder jugar con el Voley Palma. Pero ahora ya ha salido y toca dar lo mejor que podamos”. El jugador uruguayo ve con buenos ojos al nuevo responsable técnico del club y hasta bromea con su posible futuro: “Es la segunda vez que me pasa que un compañero se vuelve entrenador, esto es un aviso”, comenta Cairús. Aun así, parece estar convencido de las posibilidades de Bernal como jefe de la plantilla y afirma que “Abel sabe respetar, sabe diferenciar entre amistad y trabajo, ser compañero y entrenador. Él es el jefe, es el que manda y tendrá la suficiente confianza conmigo para preguntarme cosas y yo dentro de mis capacidades le podré aconsejar algo”.